Iniciar sesiónIniciar sesión
12,729 relojes para "

Cartier relojes

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Cartier Santos Galbee XL Acero / Oro Cartier Santos Galbee  XL Acero / Oro MX$ 67,534 ES 2016

Cartier: creatividad y carácter pionero con acento francés

Cartier es una marcas de lujo que destaca por su exclusividad y espíritu creativo. Con más de 150 años innovando en el sector de la alta relojería, la casa presume de haber creado uno de los primeros relojes de aviador del mercado.

Lo más destacado de Cartier

  • Una de las marcas de la alta relojería más prestigiosas del mercado
  • La casa ofrece calibres de propia fabricación
  • Cartier Santos: uno de los primeros relojes de aviador del mercado
  • Cartier Tank: un reloj de culto con una caja cuadrada
  • Amplia selección de relojes de hombre y de mujer

Cartier: precursor de la excelencia relojera

No cabe duda que la compañía francesa Cartier es una de las casas más importantes en el sector de la joyería, los accesorios de moda y los relojes elegantes. La marca no solo deslumbra con su estilo, sino también con un 'savoir faire' innegable. La 'maison' también destaca por su espíritu pionero e innovador. Cartier fue una de las primeras firmas de la historia en ofrecer relojes de pulsera. El reloj saltó del bolsillo de los chalecos de los caballeros a la muñeca, rompiendo los esquemas tradicionales y convirtiéndose en una pieza que, actualmente, se presenta como un accesorio casi necesario.
La marca parisina también marca tendencias de diseño. Sin ir más lejos, a principios del siglo XX, Cartier presentó el primer reloj con una esfera cuadrada. El modelo Santos, desarrollado en el año 1904 para el piloto Alberto Santos Dumont, es uno de los modelos más prestigiosos del mercado. Lo mismo puede decirse del modelo Tank. Este reloj cuadrado disponible desde 1917, ha logrado convertirse en un ícono del diseño. Personalidades como Andy Warhol, Elton John, Jacques Chirac, Calvin Klein y Yves Saint Laurent han sido algunas de la celebridades que han lucido un Cartier Tank en la muñeca. Actualmente, tanto el Tank como el Santos, son colecciones que ofrecen una amplia gama de modelos femeninos y masculinos.
Otro célebre modelo es el reloj Tonneau presentado por Cartier en el año 1906. Las suntuosas y femeninas curvas de su caja sugieren la forma de un tonel. El modelo Tortue de 1928 se asemeja a un tortuga y el modelo Baignoire de 1957 reinterpreta la forma de una bañera —como su propio nombre indica—.
Redondo como un globo es el modelo Ballon Bleu. La corona de este reloj de hombre y de mujer integra un cabujón de zafiro. Este estilo de talla presenta la parte superior abombada, mientras que la parte inferior es plana. Es decir, un zafiro pulimentado de forma convexa que se protege por medio de un arco de metal.

¿Cuánto cuesta un reloj Cartier?

Los amantes de los relojes tipo joya encontrarán en Cartier un catálogo suntuoso y con mucho estilo. Si prefiere las cajas cuadradas, le sugerimos que eche un vistazo a las colecciones Santos y Tank. En el mercado de segunda mano, los modelos Santos (en buen estado de conservación) se encuentran por menos de 1000 euros, mientras que los ejemplares nuevos cuestan aproximadamente 3000 euros. Sin embargo, las piezas con una caja fabricada en oro de 18 quilates y diamantes engastados en el bisel puede llegar a superar los 30 000 euros. El Santos 100, una edición que conmemora los 100 años del modelo, cuesta alrededor de 2500 euros en el mercado de ocasión. Los relojes nuevos ofrecen precios que empiezan a partir de los 3700 euros. La variante del Santos 100 con Tourbillon y diamantes engastados alcanza los 200 000 euros.
El modelo Tank también luce una caja cuadrada. Los relojes de segunda mano están disponibles a partir de los 500 euros, mientras que los modelos nuevos rondan los 2000 euros. Esta serie también ofrece ejemplares que superan los 50 000 euros. De hecho, si desea comprar la versión con Tourbillon debe estar preparado para invertir alrededor de 80 000 euros.
Si lo suyo no son las cajas cuadradas, Cartier también ofrece colecciones con relojes de cajas redondas. El modelo Pasha, un homenaje al pachá de Marruecos, está disponible en el mercado de ocasión por 1400 euros, mientras que los relojes sin estrenar alcanzan los 2500 euros. Sin embargo, las versiones de oro con una esfera esqueletizada, así como con diamantes, superan los 100 000 euros.
El precio de un Ballon Bleu sin estrenar ronda los 3000 euros. La colección es relativamente joven y, por lo tanto, se encuentran pocos relojes en el mercado de segunda mano. De hecho estos modelos de ocasión suelen ofrecerse por casi el mismo precio que los nuevos.

Cartier Tank: un reloj de culto con más de 100 años de historia

En el año 1917, aún bajo la influencia del entorno hostil de la Primera Guerra Mundial, Cartier esbozó el primer modelo Tank. Fue durante este periodo que las fuerzas británicas empezaron a utilizar por primera vez los tanques, es decir los vehículos blindados de combate. El diseño de este reloj rectangular rinde un homenaje a estos gigantes de acero inspirándose en la forma de las cadenas articuladas sin fin de estos vehículos. El Tank también se distingue por presentar asas ocultas en los cantos de la caja. De este modo, la correa parece integrada a la pieza. Cartier desarrolló el primer prototipo del reloj para el general estadounidense John J. Pershing. Sin embargo, no fue hasta el año 1919 que el reloj empezó a venderse de manera oficial en el mercado. El diseño del modelo no pasó desapercibido entre la clientela menos convencional de la firma. Actualmente, la colección Cartier Tank está disponible tanto para el público masculino como el femenino.

Las características de la colección Cartier Tank

  • Relojes femeninos y masculinos con una caja cuadrada
  • El primer esbozo data del año 1917
  • Un diseño inspirado en las cadenas de los tanques de combate
  • Caja con asas integradas

Cartier Santos: el reloj para los pilotos

El Cartier Santos pertenece al catálogo desde el año 1904. La marca francesa diseñó este reloj para el brasileño Alberto Santos Dumont. En 1906, Dumont fue el primer piloto en volar en un avión motorizado. Durante sus vuelos, Dumont siempre llevó el Santos ceñido a la muñeca. Solo de esta manera le fue posible mantener las manos en la palanca ("volante" del avión) y, a la vez, controlar el tiempo. Por este motivo, el Cartier Santos se presenta como uno de los primeros relojes de piloto de la historia de la relojería. Sin embargo, no fue hasta el año 1911, cuando el reloj empezó a comercializarse. El Santos logró romper los estereotipos de la época revolucionando el concepto de reloj masculino. En aquel periodo los relojes de pulsera eran utilizados exclusivamente por las mujeres.

Las características de la colección Cartier Santos

  • El primer modelo fue desarrollado en el año 1904 para el piloto Alberto Santos Dumont
  • Es uno de los primero relojes de aviador del mercado
  • El Cartier Santos fue primer reloj de pulsera masculino que logró popularizarse

Cartier Pasha: el primer reloj redondo con capuchón protector

A principios de los años 30, el pachá de Marruecos solicitó a Cartier un reloj de pulsera resistente al agua para utilizar durante el baño. Como resultado, la firma francesa diseñó un reloj cuadrado con un sistema de bloqueo para la cuerda manual. Sin embargo, debido a la forma de la caja, el reloj ofrecía un grado de estanqueidad limitado. Una caja redonda era —y es— mucho más fácil de aislar. Por este motivo, a principios de los años cuarenta, la casa creó un reloj de oro con un fondo atornillado y asas colocadas centralmente. Este reloj destacó sobre todo por poseer una corona provista de un tipo de bonete de metal protector. Para ajustar el reloj solo era necesario desenroscar la cubierta. Además, esta tapa metálica estaba unida a la caja mediante un anillo, por lo tanto, no podía perderse. La rejilla de metal sobre el cristal del reloj era una forma de aludir el inconfundible diseño de los relojes militares de la Primera Guerra mundial. En realidad, este modelo empezó a producirse en serie y a comercializarse bajo el nombre "Pasha" en el año 1985 y, por este motivo, se cree que la petición del reloj por parte del pachá de Marruecos a Cartier es probablemente una leyenda. No obstante, se puede afirmar que, en su tiempo, el pachá fue un gran admirador de la marca.

Cartier: el joyero real

La firma francesa de joyería y relojería Cartier cuenta con más de 160 años de tradición y experiencia. Todo empezó en el año 1847 cuando el joven de 28 años, Louis-François Cartier, adquirió el taller parisino de joyería del maestro Adolphe Picard. Cartier se estableció rápidamente en la capital como uno de los más distinguidos. Gran parte de su éxito se debió al sentido que Cartier desarrolló para conocer —y reconocer— el gusto de sus clientes.
En 1874, su hijo Alfred se unió a la compañía y expandió la firma ampliando la oferta de relojes. Su objetivo se centró en producir relojes para el hogar, relojes tipo joya y también de pulsera. En 1888, las primeras versiones de relojes para dama engastados en diamantes llegaron a los escaparates. Con ellos, Cartier logró convertirse en la marca pionera en la industria con modelos para ceñir a la muñeca. A finales del siglo XIX, los relojes de bolsillo dominaban el mercado. En 1893, encargó su primer lote de relojes de Vacheron Constantin. Inicialmente, estos modelos de pulsera no tuvieron mucho éxito. La moda marcaba otras tendencias, sin embargo, con el tiempo, las mangas largas y los guantes de dama empezaron a perder popularidad. Las muñecas femeninas se desnudaron y se convirtieron en el escenario perfecto para lucir un reloj.
Louis Joseph, hijo de Alfred y nieto de Louis-François Cartier, se casó con Andrée-Caroline Worth en 1898. Heredera de uno de los estudios de moda más grandes de París, poseía amplia experiencia en el ámbito del lujo y ayudó a Cartier a ampliar su cartera de clientes. Un año más tarde, trasladaron la tienda a la prestigiosa Rue de la Paix, una de las calles más distinguidas de la capital francesa. Con este cambió, Louis Joseph empezó a enfocar el negocio al mercado internacional. Siguiendo su estrategia, Cartier llegó a un acuerdo con la casa francesa Edmond Jaeger para ofrecer relojes de mujer, nuevos y extravagantes. En 1904, Louis y su hermano Pierre viajaron a Rusia en busca de inspiración. Poco después, lograron conquistar a la familia imperial rusas y a varios clientes de la aristocracia. Cartier también celebró éxitos en Inglaterra. Por este motivo, en el año 1909 decidieron abrir una boutique en la New Bond Street en Londres. A través del canal, Cartier se expandió hasta llegar también a los gobernantes más influyentes del subcontinente indio.
Las preciosas piezas de Cartier llamaron la atención de la nobleza y la aristocracia a nivel mundial. La firma logró establecerse como proveedor oficial de muchas casas reales. Cartier tuvo el honor de vestir y adornar las cabezas de las reinas y las princesas con diademas exquisitamente decoradas engastadas en piedras preciosas. Entre sus distinguidas clientas se encontraban por ejemplo, la gran duquesa María Pavlovna de Rusia, reina Elisabeth de Bélgica y la reina Victoria Eugenia de España. Esta fue una de las muchas razones por las que el príncipe de Gales y, más tarde, el rey Eduardo VII proclamaron a Cartier como el "joyero de los reyes, rey de los joyeros". Actualmente, la firma parisina continúa gozando de esta distinción. De hecho, en su boda con el príncipe William, Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, lució una tiara de Cartier que había sido utilizada anteriormente por la reina Isabel y la princesa Margarita.
Con la muerte de Louis Cartier en 1942, la compañía se dividió en tres: Cartier Paris, Cartier London y Cartier New York. Sin embargo, a finales de la década de 1970, la compañía logró unirse bajo el mismo nombre: Cartier Monde SA. Hoy en día, la empresa pertenece al Grupo Richemont junto a otras célebres casa como Vacheron Constantin, Jaeger-LeCoultre y A. Lange & Söhne.

Los datos históricos de Cartier

  • 1847: Louis-François Cartier fundó la empresa
  • 1888: la casa empezó a ofrecer los primeros relojes de pulsera
  • 1904: creación del modelo Santos
  • 1917: creación del modelo Tank
  • 1931: presentación de relojes de pulsera resistentes al agua
  • 1985: producción en serie del Pasha
  • 2007: presentación del Ballon Bleu
  • 2010: lanzamiento del primer calibre de manufactura