Iniciar sesiónIniciar sesión
875 relojes para "

IWC Aquatimer

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

IWC Aquatimer IWC Aquatimer MX$ 86,974

IWC Aquatimer: un reloj de buceo excepcional

Aquatimer, así se llama la colección de relojes de buceo de IWC. La casa de lujo suiza ofrece divers con cajas de titanio o bronce, e incluso con un medidor de profundidad mecánico. También incluye versiones que alcanzan los 2000 m de profundidad.

Lo más destacado de IWC Aquatimer

  • Innovador bisel giratorio exterior-interior
  • Cajas de acero inoxidable, oro, titanio o bronce
  • Resistencia al agua de hasta 2000 m
  • Manómetro de profundidad (modelo Deep Three)
  • Modelos con cronógrafo

El sistema SafeDive de IWC

Los relojes de la colección Aquatimer son inconfundibles y se pueden reconocer a primera vista. Una de las características estéticas más importantes es su bisel giratorio. Equipado con varias muescas de gran tamaño —10 en el Aquatimer Automático—, el anillo garantiza un excelente agarre. En este aspecto, el Aquatimer destaca entre los otros prestigiosos competidores como el Rolex Submariner, el Omega Seamaster o el Breitling Superocean. Todos estos modelos presentan un bisel con bordes acanalados, es decir, múltiples y pequeñas hendiduras que ayudan a realizar la misma función que el bisel del Aquatimer. Sin embargo, el aspecto y la sensación de agarre es diferente.
El funcionamiento del bisel de IWC también es diferente. Cuenta con un anillo exterior que gira en ambas direcciones. Normalmente, un reloj de buceo profesional debe integrar un bisel unidireccional que gira en el sentido contrario a las agujas del reloj. Así se evita que los buzos prolonguen accidentalmente el tiempo de inmersión. No obstante, el Aquatimer no presenta ningún riesgo. Los periodos de inmersión se establece a través de un bisel interior que trabaja conjuntamente con el anillo exterior. Este último gira de manera libre, sin embargo, solo al girarlo hacia la izquierda es posible manipular el bisel interno en la misma dirección. Por el contrario, si el bisel exterior se gira hacia la derecha, el interior no se moverá. Este innovador sistema se denomina: IWC SafeDive System.
El modelo estándar de la colección es el Aquatimer Automatic con esfera de color negro o blanco. La caja de acero tiene un diámetro de 42 mm, una altura de 14 mm y una resistencia al agua de 300 m (30 bar). En su interior se aloja el calibre 30120 que basa su construcción en el ETA 2892-A2. Por lo tanto, aunque el Aquatimer no cuenta con un calibre de manufactura, el 2892-A2 goza de una intachable reputación entre los profesionales del sector. Recordemos que la casa ETA SA Manufacture Horlogère Suisse es el fabricante líder en materia de movimientos. El IWC 30120 oscila a 28??800 alternancias por hora y ofrece una reserva de marcha de 42 horas.

IWC Aquatimer: hermético a 2000 metros

El Aquatimer Automatic 2000 es el modelo de alto rendimiento de la colección. Soporta una presión de 200 bar, lo que equivale a una profundidad de 2000 m. De hecho, este es un valor que incluso los buceadores profesionales no son capaces de alcanzar, ya que trabajan normalmente a una profundidad de 200 m. Aquellos que practican el buceo recreativo alcanzan escasamente los 40 m de profundidad.
El Aquatimer 2000 es ideal para casi cualquier actividad bajo el agua. A diferencia de los modelos Rolex Sea Dweller o alguna variante del Omega Seamaster, el reloj de IWC no cuenta con una válvula de escape de helio. Sin embargo, esta función solo se utiliza en el ámbito profesional del denominado buceo de saturación. Para ello, los buzos permanecen durante varios días en una cámara presurizada respirando una mezcla especial de un gas con alto contenido de helio. Durante el proceso de descompresión, el gas queda atrapado en el reloj y puede romper el cristal. Para evitar cualquier daño, la válvula de helio ayuda a equilibrar la presión. Esta situación solo afecta a un 1 % de las personas que poseen un reloj de buceo con una válvula de escape de helio. En este sentido, esta función se presenta en el mercado como un 'gadget' un tanto extravagante que no ofrece mayores ventajas frente a otros divers sin una válvula de escape como el Aquatimer.

Medidor de profundidad mecánico

El Aquatimer Deep Three ofrece una función mucho más útil que la válvula de escape de helio: un medidor de profundidad que puede medir hasta 50 m de profundidad. Pero, ¿cómo funciona? El agua ejerce presión sobre una membrana elástica y empuja un eje hacia el interior de la caja. Este movimiento que funciona a través de un sistema de palancas, dirige las dos agujas de medición. La manecilla azul indica la profundidad actual, mientras que la roja sirve para visualizar la máxima profundidad alcanzada durante la inmersión. El dispositivo restablece la posición a cero con tan solo pulsar un botón. El Aquatimer Deep Three se caracteriza por lucir una caja de titanio de grandes dimensiones (46 mm) y ofrece una resistencia la presión de 10 bar (100 m de profundidad).

Caja con pátina

Otra versión interesante del Aquatimer es la edición "Expedition Charles Darwin", un reloj inspirado en las expediciones de los naturalistas y evolucionistas en las Islas Galápagos. Se trata de un cronógrafo que aloja el calibre de manufactura 89365 —de la familia de calibres 89000— que se carga de forma automática mediante el movimiento del brazo de su portador y ofrece una reserva de marcha de 68 horas. Este reloj apuesta por un material poco convencional: el bronce, una aleación que se compone principalmente de cobre, estaño y aluminio. En el ámbito del arte, el cobre se utiliza para crear esculturas. También es uno de los materiales que se utiliza en el entorno submarino. Sin ir más lejos, el bronce sirve para fabricar las hélices navales. Con el paso del tiempo y por la acción de la humedad, los Aquatimer fabricados con este material forman una pátina que, poco a poco, va adquiriendo el tono aceitunado típico de los objetos antiguos de bronce.

¿Cuánto cuesta un IWC Aquatimer?

¿Desea comprar un reloj buceo un tanto diferente de una de las marcas suizas más exitosas del mercado? El Aquatimer se presenta estética y funcionalmente como un alternativa a los icónicos modelos como el Rolex Submariner o el Omega Seamaster. El IWC Aquatimer, aún desconocido por mucho, es una auténtica recomendación especial.
El precio de un modelo básico fabricado en acero inoxidable ronda los 4000 euros. Como cabe de esperar, el Aquatimer Chronograph incrementa un poco su valor y se presenta en el mercado con un precio aproximado de 5000 euros. El modelo creado para batir récords de profundidad, el Aquatimer 2000, alcanza fácilmente los 6000 euros, mientras que las versión de oro o la variante con manómetro de profundidad y caja de titanio (modelo Deep Three) superan los 12??000 euros.
Un poco más asequible es el GST Aquatimer, un reloj que se lanzó en el año 1998 y se identifica con la referencia 3536. Este modelo vintage se puede encontrar en excelente estado de conservación por aproximadamente 4000 euros. Sin embargo, la selección de estos relojes vintage no es particularmente amplia. IWC dejó de producir relojes con este nombre desde hace casi 20 años.

La historia del Aquatimer de IWC

De alguna manera el Aquatimer podría considerarse como un modelo rezagado entre los relojes profesionales de buceo. Introducido en el año 1967, fue el último en salir al mercado en una época en la que los divers empezaron a experimentar una creciente popularidad. Icónicos modelos como el Submariner de Rolex o el Fifty Fathoms de Blancpain ya habían debutado en la escena relojera en el año 1953. Cuatro años más tarde, en 1957, Omega lanzó el Seamaster 300 y la marca Breitling el Superocean. Por eso, la casa de Schaffhausen se sumergió relativamente tarde en el ámbito de los relojes de buceo. Sin embargo, entró pisando fuerte y logró sorprender con un innovador bisel giratorio. La escala para los tiempos de inversión pasó de colocarse sobre el bisel a plasmarse tras el cristal al borde de la esfera y a controlarse a través de una segunda corona. El Aquatimer original se identifica con la referencia 812 AD que continúo como la 1812. Los modelos sucesores se conocen con la referencia 1816 y 1822. La resistencia al agua aumentó de 200 m (20 bar) a 300 m (30 bar).
IWC ya presumía de una historia de 99 años cuando comenzó a producir el Aquatimer en 1967. El ingeniero y relojero estadounidense, Florentine Ariosto Jones, fundó la 'International Watch Company' en el año 1868 en la ciudad de Schaffhausen. Jones quería producir relojes asequibles en Suiza y venderlos en EE.UU. Sin embargo, su modelo de negocio fracasó. En el año 1880, la empresa pasó a manos de del suizo Johannes Rauschenbach. La compañía fue dirigida por la familia Rauschenbach por décadas y generaciones, cambiando a menudo el nombre de la misma. Tras la crisis del cuarzo, IWC volvió a someterse a nuevos cambios de propietarios. Desde el año 2000, pertenece a Richemont, un grupo empresarial suizo que vende artículos de lujo y al que también pertenecen marcas como Panerai o Cartier.