Iniciar sesiónIniciar sesión
2,159 relojes para "

IWC Pilot

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

IWC Mark XVII IWC Mark XVII MX$ 59,123 MX 1

IWC relojes de aviador: los pioneros del aire

Sin duda, los relojes de aviador son la especialidad de la casa IWC. Esta manufactura suiza produce relojes de piloto de alta calidad desde el año 1936. La colección presenta la legendaria serie Mark, así como dos docenas de otros modelos.

Lo más destacado de los relojes de aviador de IWC

  • Relojes con una tradición que se remonta al año 1936
  • El modelo Big Pilot con una caja de 46 mm marca tendencia entre los relojes de grandes dimensiones
  • Mark XVIII, un modelo clásico y espartano
  • Disponibles con cajas de cerámica, oro rosa y acero inoxidable
  • Ediciones especiales: Spitfire, Top Gun, Antoine de Saint-Exupéry

Más de 80 años de historia: los relojes de piloto 'made in Schaffhausen'

La compañía «International Watch Company», también conocida como IWC, presentó su primer reloj de piloto en el año 1936, desde entonces, la casa busca ser pionera en el desarrollo y la creación de relojes de aviador.
El reloj de 1936 tenía un diámetro de 37,5 mm, es decir un diámetro relativamente grande para su tiempo. El modelo presentaba un bisel fino y acanalado con una aguja de registro para medir cortos periodos de tiempo. En la década de los treinta, no todas las cabinas de vuelo disponían de un indicador de combustibles. Por lo tanto, se solía indicar la hora del despegue sobre el bisel para controlar el tiempo de vuelo en relación al consumo de queroseno y su alcance. La estética de este reloj estaba marcada por grandes numerales arábigos de tono blanco que ofrecían un contraste cromático con la esfera de color negro. El pequeño segundero se posicionaba sobre las seis horas y el escape estaba protegido contra los campos magnéticos que podían afectar negativamente la precisión del reloj. Muchas de las características de este reloj original se mantienen a día de hoy. Los relojes de aviador actuales ofrecen una excelente legibilidad a través de su contraste cromático y sus agujas luminiscentes y muchos disponen de una protección contra los campos magnéticos y/o un diseño orientado a su fin.
En el año 1940 le siguió el reloj de piloto de gran tamaño 52 T.S.C. con el número de referencia 431, que IWC ofreció a la Fuerza Aérea Alemana, dotado de una potente caja de 55 mm de diámetro. A pesar de su extraordinario tamaño, esta característica no fue la que influenció el diseño de los relojes de aviador actuales, sino que el resto de los elementos estéticos han determinado la apariencia de estos relojes. El contraste negro/blanco, agujas tipo lanza, índices palote y numerales arábigos, así como un triángulo posicionado a las doce son las características que distinguen a un reloj de piloto tradicional.

IWC Big Pilot: el gran reloj de aviador

Los relojes de piloto de los años cuarenta encuentran su continuidad en los relojes Big Pilot. En el año 2002, IWC presentó este reloj fabricado en acero inoxidable con una esfera de color negro. Con su caja de 46 mm, este reloj, aunque grande, no alcanza el diámetro de su histórico predecesor. Cabe señalar que esos 55 mm de aquella época cumplían su propósito ajustándose cómodamente sobre los monos de los pilotos a la hora de realizar sus vuelos. El modelo actual ofrece una reserva de marcha de 7 días. El muelle de gran longitud y un mecanismo especial de cuerda hacen posible ofrecer una marcha de tal extensión. El sistema de carga Pellaton lleva el nombre del director técnico de la casa, Albert Pellaton. En 1950 patentó esta técnica que permite cargar los relojes automáticos con cualquier tipo de movimiento del brazo de su portador, es decir, la masa oscilante se mueve en ambas direcciones. Como último detalle cabe señalar que los IWC Big Pilot ofrecen un indicador de la reserva de marca a las tres en punto.

Desde el Mark 11 al Mark XVIII

Los relojes de aviación por excelencia de la casa son sin duda los Mark XVIII, cuyas raíces se remontan al año 1948. En aquel año, IWC lanzó el Mark 11, un reloj sobrio que sirvió durante más de 30 años a la Royal Air Force. La denominación "Mark" fue otorgada por la propia R.A.F. Esta es la forma en que los británicos designan los equipos pertenecientes a las bases militares que eran intercambiables y procedían de diferentes proveedores. En el año 1981, la Real Armada inhabilitó gradualmente los Mark 11. Hasta entonces, IWC había producido 8000 ejemplares para propósitos militares y 1500 para el ámbito civil. En 1994, la casa presentó el modelo sucesor y cambió con el Mark XII la visualización de la hora mediante números romanos.
El Mark XVIII se encuentra en el mercado desde el año 2016. Dispone de un diámetro de 40 mm, una altura de 11 mm y ofrece un diseño similar al Mark 11. Entre sus características más llamativas, destaca el cambio de las agujas tipo bastón a unas mucho más anchas tipo lanza. Además, este modelo incluye un indicador de la fecha y un movimiento automático en vez del Calibre 89 de cuerda manual. De esta manera, la firma encuentra un punto de equilibrio con la era actual.
IWC también ofrece el Pilot's Watch Automatic 36 (Reloj de Aviador Automático 36). Su diseño se orienta al del Mark XVIII, sin embargo, este modelo cuenta con una caja más pequeña de 36 mm.

Cronógrafos para pilotos

El Pilot's Watch Chronograph, es decir el reloj cronógrafo de aviador con sus tres subesferas, no se presenta tan minimalista como el Mark XVIII. Con una caja de 43 mm este modelo es ligeramente más grande. Se distingue especialmente por su pequeño segundero posicionado a las nueve horas: la pequeña aguja de color rojo destaca sobre la combinación del diseño del reloj (blanco/negro). El calibre cronógrafo 79320 basa su construcción en el Valjoux 7750 de la prestigiosa casa ETA SA Manufacture Horlogère Suisse (ETA).

El homenaje a Antoine de Saint Exupéry

Esta edición especial de relojes de aviador conmemora al piloto y escritor Antoine de Saint Exupéry, autor de la obra «El principito». Este novelista francés murió en el año 1944 a bordo de un caza Lockheed P-38. Los relojes de esta serie se caracterizan por lucir una esfera de color marrón o azul combinadas con una correa de becerro de tono marrón. Su estética ofrece un acento retro. En el fondo de la caja graba un avión P8 o un retrato del escritor. La serie incluye un cronógrafo doble con una función ratrapante para cronometrar tiempos intermedios.

Bautizado con el nombre del legendario Spitfire

La serie Spitfire rinde un homenaje al caza monoplaza más conocido de la Segunda Guerra Mundial. Al reverso plasma la silueta del prestigioso aeroplano visto desde el aire. La mayoría de los modelos Spitfire se identifican por su esfera de color gris pizarra.

IWC Top Gun: una colección de diseño militar

Con la serie Top Gun, IWC aterriza en la era de los aviones de reacción. Homónima a la academia de la Armada de Estados Unidos ("Navy Fighter Weapons School") y la famosa película protagonizada por Tom Cruise del año 1986, esta serie se distingue por ofrecer una línea independiente dentro de los prestigiosos «IWC pilot's watches» con relojes fabricados en cerámica de color negro. Se puede apreciar el logotipo Top Gun grabado en el dorso de la caja. Por lo demás, estas piezas reúnen los mismas características que los demás relojes de piloto de la casa. La colección ofrece, por ejemplo, los Big Pilot's Watch Top Gun —o los grandes relojes de aviador Top Gun—, una versión de los legendarios Big Pilot. La caja, la corona y la esfera lucen totalmente oscuras. Solo las agujas y los índices marcan el contraste del diseño con un tono blanco.

¿Cuánto cuesta un reloj de aviador IWC?

Si está buscando un verdadero reloj de aviador, no dude en echar un vistazo al catálogo de IWC. La casa suiza produce relojes de piloto desde la década de los treinta y demuestra una gran experiencia en el ámbito de la aviación civil y militar. De hecho, se puede afirmar que existen muy pocas firmas suizas con una unión tan estrecha con la aeronáutica como IWC. En este sentido, uno de los principales rivales de la casa es la compañía Breitling.
Si desea apostar por la tendencia de los relojes de gran tamaño, le recomendamos que eche un vistazo al Big Pilot con su caja de 46 mm de diámetro. Este gran reloj de aviador sin estrenar y fabricado en acero inoxidable cuesta cerca de 10 000 euros. Si prefiere una caja de oro rosa, los Big Pilot de la serie Spitfire ofrece relojes nuevos rondando los 21 000 euros.
Algunos modelos dispone de complicaciones especiales. El Timezoner Chronograph indica varias zonas horarias. El Big Pilot's Watch Perpetual Calendar de la serie Antoine de Saint Exupéry cuenta con un calendario perpetuo y un indicador de la fecha, el día de la semana, el mes, así como la visualización del año en cuatro cifras y las fases de la luna perpetua.
Con una ventana para la fecha como extra, el Mark XVIII no se presenta técnicamente tan complejo. Este modelo retoma el estilo del legendario Mark 11, el reloj de piloto que sirvió a la Real Armada Británica. Un Mark XVIII nuevo cuesta aproximadamente 3500 euros. Sin embargo, el precio se duplica si desea comprar un vintage Mark 11 de la década de los cincuenta. Este icónico modelo ofrecía originalmente una caja de 36 mm, un diámetro poco habitual para los relojes de aviador actuales. No obstante, IWC no se olvida de los amantes de los tamaños universales y ofrece el Reloj de Aviador Automático 36 (Pilot's Watch Automatic 36) por 3000-4000 euros sin estrenar.

IWC: el éxito tras las dificultades

IWC se estableció mucho antes de comenzar a producir relojes de piloto en el año 1936. Sin embargo, los primeros años no fueron fáciles. En 1868, Florentine Ariosto Jones (1841–1916), un relojero e ingeniero norteamericano, fundó la compañía «International Watch Company» en la ciudad de Schaffhausen. Jones quería producir relojes asequibles en Suiza y venderlos en EE.UU. Pero, desafortunadamente, los costosos impuestos de importación impidieron el éxito del negocio. Tras cambiar varias veces de propietarios y declararse dos veces en quiebra, IWC pasó a manos de la familia Rauschenbach/Homberger quienes gestionaron la empresa desde 1880 hasta 1978. IWC también se vio afectada por la crisis del cuarzo y los nuevos cambios de propiedad. Desde el año 2000, la compañía forma parte del grupo Richemont junto con otras marcas de lujo como A. Lange & Söhne, Cartier y Panerai.