Iniciar sesiónIniciar sesión

Top 10 relojes de buceo

30.11.2016 de
30.11.2016 de

Junto a los cronógrafos, los relojes de buceo se encuentran entre los relojes más populares, por lo que, a continuación, le presentamos los 10 mejores relojes de buceo. Además de leyendas como el Rolex Submariner o el Omega Seamaster, la lista también incluye alternativas menos conocidas como el Blancpain Fifty Fathoms o el Oris Aquis.

 

Rolex Submariner y Sea-Dweller

 
El arquetipo de todos los relojes de buceo es el Oyster Perpetual Submariner de Rolex. Sin duda encabeza todas las listas de los relojes de buceo más deseados. Presentado por primera vez en su forma original en 1953, viene con todos los detalles técnicos necesarios para su uso en las grandes profundidades: corona de rosca, bisel giratorio para marcar los tiempos de inmersión y una gran legibilidad bajo el agua y en la oscuridad gracias a materiales con intensidad luminosa en el dial y las manecillas. Incluso en su forma más básica, la caja Oyster, a prueba de agua (referencia 6204), fue diseñada para soportar inmersiones a profundidades de 100 metros.

El primer Submariner con su característica visualización de la fecha, con una lupa, no llegó al mercado hasta 1969. Los coleccionistas están especialmente interesados en los modelos a partir de esas primeras décadas hasta la década de 1980. Mucha gente recuerda el reloj Submariner de culto gracias a varias películas de James Bond. El Submariner es el reloj oficial de la Royal Navy, incluso en la vida real, concretamente bajo las referencias 5513 y 5517.

A partir de 1967, Rolex comenzó a ofrecer una versión especial del Submariner, el Sea-Dweller. Los originales Sea-Dweller fueron desarrollados en colaboración con la empresa de buceo francesa Comex, que necesitaba un reloj de buceo para uso profesional. Rolex continuó extendiendo la hermeticidad de sus relojes en los años siguientes. Gracias a estas mejoras, sus últimos modelos solo empiezan a correr el riesgo de entrada de agua a una profundidad superior a 3900 metros.

 

Panerai Luminor

 
El Panerai Luminor ha disfrutado de una larga carrera que va desde su uso como un reloj profesional para buceadores militares a la obtención del estatus de un objeto de culto. Fundada en 1860 en Florencia, la marca italiana puede mirar hacia atrás disfrutando de una vetusta tradición. Panerai comenzó su colaboración con la Armada en 1900, con relojes de bolsillo e instrumentos de precisión. Desarrollaron posteriormente nuevos diales con autoiluminado basado en el radio y patentado como Radiomir. A finales de la década de 1940, Panerai reemplazó el material luminoso radiactivo Radiomir por el Luminor, otro material autoiluminado basado en el tritio. Sin embargo, se hicieron solo unos pocos relojes para las armadas de Italia y de Egipto durante un período de 60 años.

No fue hasta la década de 1990 que el clásico de la marina de guerra comenzó a venderse a clientes civiles. Panerai presentó los primeros relojes para el mercado no militar en 1993: los modelos Luminor y Luminor Marina. El actor Sylvester Stallone, un fan desde el principio, llevaba el Luminor en la película de 1996 “Daylight”, lo que provocó un boom. Su colega, Arnold Schwarzenegger, también llevaba un Luminor en la película de 1996 “Eraser”. Cajas de 44 mm de diámetro y más grandes comenzaron a ser consideradas como aceptables desde entonces. En 1997, el Vendôme Group, ahora Richemont, se hizo cargo de la marca, incluyendo todos los documentos técnicos, las patentes y las acciones.

Desde su primera aparición en la Feria del reloj de Ginebra 1998, el comercio especializado se apresuró a hacerse con una de las pocas licencias ofrecidas por Panerai, mientras que los coleccionistas esperaban modelos de edición limitada. Desde el año 2005 se han creado varios calibres de producción propia. Uno de los más vendidos es el Luminor 1950 3 Days PAM 372. Hoy en día, existen las líneas tradicionales Radiomir 1940 y Luminor 1950 y las líneas contemporáneas Radiomir, Luminor, y Luminor Due.

 

IWC Schaffhausen Aquatimer

 
IWC reaccionó a la creciente demanda de relojes de buceo presentando el Aquatimer en 1967, con la referencia 812AD, que ahora es una pieza de colección popular. Este modelo presentaba un diámetro bastante grande (37,5 mm) para ese período de tiempo. El reloj de buceo tiene dos coronas: una para ajustar la hora y otra para operar el bisel interno de buceo. Está alimentado por el famoso calibre 8541 de manufactura propia. Poco después, el Aquatimer apareció con una nueva versión con la referencia 816AD con una caja extravagante, en forma de cojín y una esfera azul, roja o negra. A finales de 1970, este modelo fue reemplazado por la referencia 1822. En 1998, la IWC presentó una nueva línea de relojes deportivos bajo el nombre de “GST” que incluía el GST Aquatimer, referencia 3536, con el movimiento automático ETA 2892 en su interior y una resistencia a la presión de hasta 200 bar. La línea GST se interrumpió en 2004. El Aquatimer se convierte en su propia familia de productos. El modelo más espectacular de la nueva generación es el cronógrafo Aquatimer Split Minute, en titanio. Un reloj automático con el que se pueden medir simultáneamente dos períodos de tiempo.

En 2009, IWC presentó la legendaria familia de relojes de buceo Aquatimer con nuevos atributos técnicos: incluyendo un cronógrafo flyback en oro rosa y el nuevo Aquatimer Deep Two con un medidor de profundidad mecánico, una función mecánica extremadamente rara. Los Aquatimer Automatic 2000 actuales ostentan (todavía) el récord en la familia con una resistencia a la presión de 200 bar. La colección también incluye varios materiales para la caja, movimientos ETA y desarrollados por ellos mismos, así como un calendario perpetuo altamente complicada con pantalla digital.

 

Omega Seamaster

 
El Seamaster, presentado por primera vez por Omega en 1948, se convertiría en una historia de éxito económico. Este reloj, que resulta elegante según los estándares actuales, no fue considerado como particularmente robusto en un principio. Sin embargo, contaba con una tapa atornillada y la innovadora junta hermética de goma O-ring. Los movimientos automáticos ya latían dentro de los primeros modelos Seamaster, algo que no era una cuestión de rutina en aquel entonces. El Seamaster 300, presentado en 1957, primero de su línea que se puede considerar un reloj de buceo testado, era capaz de resistir una presión de 20 bar. Este hecho le hizo merecer la corona con doble sellado de nuevo desarrollo, y el cristal tres veces más grueso que un cristal normal, ajustado en su lugar con un anillo de tensión. Las manecillas que brillaban gracias a un material luminoso sobre la esfera de color negro mate y los biseles con marcadores luminosos fueron características adicionales.

La siguiente generación Seamaster 300 apareció en 1960. A pesar de que una vez más utilizaba los números arábigos 3, 6, 9 y 12 como índices, este modelo indicaba la hora de modo innovador con una aguja en forma de rombo para las horas y una manecilla con forma de bastón puntiagudo para los minutos. Dos años más tarde, el Seamaster 300 contó con una aguja de bastón puntiagudo para las horas, marcadores rectangulares, y un gran triángulo luminoso en lugar del numeral 12. El bisel giratorio con números más grandes y el triángulo luminoso más llamativo llegaron en 1964. El famoso oceanógrafo Jacques-Yves Cousteau puso a prueba este modelo.

En la película Casino Royale, James Bond llevaba dos relojes diferentes: el Seamaster Professional Diver y el Seamaster Planet Ocean. Presentado en 2005, el último es un reloj que nos lleva hasta el diseño del primer Seamaster 300 de 1957. El Planet Ocean Chrono se lanzó en 2006. La línea Seamaster Aqua Terra ha existido desde 2002. El Seamaster Aqua Terra > 15.000 Gauss, con calibre automático 8508, incluso cuenta con materiales resistentes a campos magnéticos.

 

Blancpain Fifty Fathoms

 
La presentación de un reloj de Blancpain con resistencia a 50 brazas (en inglés “Fifty Fathoms”) en 1953 marcó un hito en la historia de los relojes de buceo. Fue construido de acuerdo con las especificaciones dadas por los dos oficiales navales franceses Robert Maloubier y Claude Riffaud para un reloj de buceo profesional. Una óptima legibilidad, acompañada por un bisel giratorio para calcular el tiempo de inmersión (una innovación en el momento, ya que se podía bloquear) con graduaciones auto-iluminadas de cinco minutos. Presumía de estanqueidad al agua de hasta 50 brazas, es decir, 91,45 metros, y tenía en su interior un movimiento automático de AS SA.

En 1958, Blancpain Blancpain Fifty Fathoms presentó el Sportsman PF1, junto con el modelo Fifty Fathoms Profesional PG, resistente ahora hasta 200 metros. Tanto los buzos profesionales como los buceadores deportivos quedaron impresionados con ambos modelos. Durante las dos décadas siguientes, los llamados hombres rana, los buzos de levantamiento de minas y los servicios de buceo generales confiaron para realizar sus labores en las distintas versiones de este modelo. Continuaron usando el nombre Fifty Fathoms incluso después de que la estanqueidad de la caja había superado varias veces su valor original.

Con la línea Concept 2000, Blancpain ofreció tres nuevos modelos con una profundidad de inmersión de hasta 300 m, así como sofisticados recubrimientos de goma sobre la corona y nuevos pulsadores, justo a tiempo para el amanecer del nuevo milenio. Con su edición 2003/2004 de Fifty Fathoms, limitada a 150 piezas, Blancpain se remontó a la década de los legendarios 1950 con el diseño de la caja, la esfera y las agujas. En lugar de un bisel giratorio sensible, Blancpain presentó por primera vez un anillo giratorio hecho de cristal de zafiro reforzado.

 

Tudor Heritage Black Bay

 
Los relojes de la marca Tudor están destinados a tener un precio más asequible que los Rolex, pero presentan la misma calidad que su marca hermana. Fundada en 1946, Tudor presentó relojes de buceo desde el principio: con cajas Rolex pero ofreciendo diseños más individuales, como las características agujas de copo de nieve. El Heritage Black Bay, lanzado en 2012, recuerda a los primeros relojes de buceo de la marca.

De hecho, parece ser un reloj vintage a primera vista. El dial luce el logotipo histórico, la rosa de Tudor, que fue utilizado hasta 1969, después de lo cual fue reemplazado por el blasón de la empresa. Los antiguos relojes de buceo Tudor con las agujas de copo de nieve son famosos y están muy solicitados en las subastas. La última versión de este hermoso retro-homenaje relojero está aún impulsado por un movimiento Tudor de fabricación propia.

 

Breitling Superocean

 
El Breitling Superocean salió a mercado en 1957. Alcanzar una perfecta visibilidad en condiciones de poca luz en las profundidades de los océanos fue una prioridad en el diseño de la esfera y las agujas. Aunque originalmente fue diseñado para buceadores profesionales y militares, el modelo impresionó de inmediato a los primeros buceadores deportivos.

Sentó las bases para toda una serie de cronógrafos y relojes de buceo que se caracterizan por su robustez y resistencia extrema al agua, hasta una profundidad de 2000 metros. Breitling ha estado ocupada reactivando esta legendaria colección desde 2010. Con la tecnología de movimientos automáticos, el nuevo Superocean presenta los rebordes internos de la caja en azul, amarillo, rojo, plata y negro. Otra marca distintiva es la válvula de seguridad a las 9 en punto, que equilibra las diferencias de presión dentro y fuera del reloj.

 

Audemars Piguet Royal Oak Offshore Diver

 
El reloj para buzos Royal Oak Offshore, que Audemars Piguet presentó en 2010, es casi demasiado hermoso para llevar en una inmersión. La versión más deportiva de este icónico reloj nacido en 1972 es también uno de los relojes de buceo más caros de la historia. Es resistente a una presión de hasta 30 bar y cuenta con un anillo de tiempo de inmersión con un cero luminoso.

El reloj lleva en su interior un calibre automático 3120. El movimiento bellamente adornado, sin embargo, no es visible porque está cubierto por la placa fijada mediante ocho tornillos. Este reloj extraordinario está disponible en diferentes materiales, tales como acero inoxidable, oro rosa, tantalio, cerámica o carbono.

 

Jaeger-LeCoultre Deep Sea

 
Un reloj de buceo con alarma es una rareza que Jaeger-LeCoultre ofrece desde 1959: el Deep Sea tiene una función de alarma que funciona incluso bajo el agua. Jaeger-LeCoultre ha desarrollado continuamente el calibre de fabricación propia a lo largo de medio siglo y lo ha modificado totalmente, sobremanera en los últimos años. El fiable movimiento garantiza una reserva de marcha de 45 horas. El gong colgante, que recibe los golpes del martillo durante 20 segundos cuando el mecanismo de alarma está totalmente cargado, sirve para recordar al buzo que es hora de volver a la superficie.

El Master Compressor Diving Alarm Navy Seals de 2010 es bastante popular tanto entre los buceadores profesionales como entre los aficionados. Desde 2012, el Deep Sea también está disponible como cronógrafo. Un año más tarde, Jaeger-LeCoultre presentó el cronógrafo Deep Sea fabricado en cermet, el nuevo compuesto ultraligero de materiales cerámicos y metales. Su base de aluminio está impregnada de partículas cerámicas.

 

ORIS Aquis

 
El fabricante tradicional suizo Oris ofrece en su colección muchas versiones diferentes del reloj de buceo Aquis. Fundada en 1904, la compañía presenta innovaciones anuales desde finales de 1980. El cronógrafo Aquis destaca por su alta resistencia a la presión, hasta 50 bar. La caja cobija un movimiento ETA/Valjoux 7750.

Con el modelo 2013 Aquis Depth Gauge, Oris presentó un reloj mecánico con medidor de profundidad integrado. El reloj utiliza una tecnología patentada especial: el agua fluye a través de un agujero situado a las doce recorriendo un canal en el cristal de zafiro durante el buceo. La profundidad de inmersión, se indica a la izquierda en una escala que indica el nivel del agua.

Artículos seleccionados

01.12.2016 de
Seguir leyendo
30.11.2016 de
Seguir leyendo