Iniciar sesiónIniciar sesión
7,404 relojes para "

Omega Seamaster relojes

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Omega Seamaster Omega Seamaster Expedición en 6-10 días hábiles MX$ 43,016 RU 2014

También le podría interesar:

Consiga su nuevo reloj Benzinger directamente del fabricante.
Descubra más

A sumergirse en el universo del Omega Seamaster

Hablar de un Seamaster es referirse a un reloj de acción con una innegable presencia e imponente robustez. Esta icónica pieza esconde en su interior parte del legado histórico de la relojería suiza que durante décadas ha acompañado a submarinistas de todo el mundo.

Lo más destacado de la colección Omega Seamaster

  • Una colección con una amplia selección de relojes de buceo
  • Resistencia al agua hasta un máximo de 1200 m (120 bares)
  • Piezas de colección con un alto grado de revalorización
  • Cajas disponibles en acero inoxidable, oro, titanio y platino
  • Desde 1995 conocido como el reloj de james Bond

Innumerables modelos y variaciones del Seamaster

La colección Seamaster fue la primera lanzada por la manufactura suiza que aún sigue presente en el catálogo de Omega. Sin embargo, a este mítico diver no se lo conoció por su actual nombre hasta 1948. La historia de esta casa se remonta cien años atrás, antes del lanzamiento de la icónica pieza, cuando su fundador, Louis Brandt, empezó ensamblando y exportando relojes. En el año 1932, el joven relojero suizo presentó su primer reloj de buceo: el rectangular Marine. A diferencia del Rolex Oyster, presentado en el año 1926, este asombroso reloj de Omega fue especialmente diseñado para bucear y es el precursor de la actual colección Seamaster. Además, fue la primera línea de la casa suiza fabricada en serie, sin embargo, no fue hasta el año 1937 cuando el laboratorio suizo certificó que este reloj era capaz de soportar 13,5 atm de presión, que equivale a 135 m de profundidad. Esta fue la primera vez en la historia que un grupo de expertos concedió un certificado de estanqueidad a un reloj de pulsera.
Omega no ha dejado de ampliar la colección e innovar en el terreno de los relojes de buceo. En la actualidad, además del Seamaster 300, Omega ofrece el Planet Ocean 600 M, el Aqua Terra 150 M, el Diver 300 M, el Bullhead y el Ploprof 1200 M. Los nombres de estos asombrosos relojes representan diferentes líneas de productos dentro de la icónica gama Seamaster.

Sometido a duras pruebas tanto en Australia como en el Ártico

Las primeras creaciones del Seamaster se distanciaban mucho de lo que conocemos en la actualidad de este diver. En sus inicios, Omega fabricó este reloj con el objetivo de ofrecer al público masculino un reloj con un diseño clásico y un grado de resistencia al agua mejorado. Sin embargo, en el año 1955 esto cambió, y el Seamaster empezó a hacer gala de su nombre acompañando al buzo Gordon McLean a superar la profundidad de 62,5 m en aguas australianas. La junta de caucho fue la innovación técnica de aquel entonces que sustituyó la goma laca (shellac) y el plomo.
Un año más tarde, el Seamaster emergió de la profundidad y alzó el vuelo en una aventura polar sobre el Atlántico Norte sujeto al exterior de un avión Douglas DC-6. En el año 1957, la casa suiza lanzó el Seamaster Professional, una serie que aún sigue vigente en el catálogo de Omega. El Seamaster 300, perteneciente a dicha colección. Fabricado especialmente para submarinistas profesionales, ganó rápidamente popularidad y una excelente reputación. Incluso numerosos buzos militares, como la unidad de fuerzas especiales Special Boat Service de la Royal Navy británica, confiaron en el Omega Seamaster para sus misiones. En el año 1963, el oceanógrafo Jacques-Yves Cousteau puso a prueba este diver en una estación submarina llevando a cabo las pruebas de inmersión Precontinent II en la costa sudanesa del mar Rojo. A partir de ese momento, Omega entró a competir junto a los emblemáticos relojes Blancpain Fifty Fathoms y Rolex Submariner por la excelencia bajo el agua. A lo largo de la historia, cada uno de estos icónicos divers no ha dejado de sorprender e innovar. Por eso es muy difícil hablar de ganadores y perdedores en este ámbito. En sí, la elección del mejor reloj de buceo se basa única y esencialmente en las preferencias personales de lo amantes de estas joyas.
En el año 1970 Omega amplió la colección con el Seamaster 600, cuyo grado profundidad alcanzó los 1370 m en pruebas realizadas bajo control por un laboratorio. Durante la inmersión simulada, el reloj se detuvo debido a la presión ejercida sobre el cristal de 4 mm de espesor que se arqueó hacia dentro hasta tocar y detener el segundero. Recordemos que la presión ejercida a tal profundidad, equivale alrededor de 140 kg por cada centímetro cuadrado sobre el reloj, por lo tanto, no es de extrañar que el grueso cristal se arqueara de tal manera. En la práctica real, el hermano mayor del 600, el Seamaster 1000, superó la profundidad de los 1000 m atado al brazo robótico del submarino Beaver Mark IV. En las décadas de los ochenta y noventa, los relojes Seamaster batieron récords en el buceo de apnea.

Omega Seamaster: asesoramiento de compra

En resumen, los Omega Seamaster son piezas todo terreno tanto para los aficionados de la vela, el surf, el kayak o el submarinismo, así como para todos aquellos que buscan robustez y un alto grado de resistencia al agua. Todos los modelos de la colección Seamaster ofrecen mínimo 15 bar de resistencia a la presión.
Para satisfacer las necesidades de los buzos profesionales, la colección Seamaster dispone de relojes de excelente construcción para inmersiones hasta 20 bar. Así, podríamos decir que estos relojes se dividen en dos grandes grupos: por un lado los Aqua Terra y los Bullhead con una resistencia hasta 15 bar (150 m), y, por otro lado, el resto de modelos de la colección que son capaces de superar profundidades récord.
A pesar de gozar de una enorme popularidad, los relojes vintage de la línea Seamaster son sorprendentemente accesibles. No solo los modelos de cuarzo suelen encontrarse a precios módicos por menos de 300 euros. También los Seamaster mecánicos rondan los 500 euros, siempre y cuando los relojes presenten un buen estado de conservación. La mayoría de las piezas son relojes masculinos con una estética sencilla y elegante.
Inicialmente, la colección presentó pocos relojes tipo diver. Por este motivo, si usted está interesado en comprar una de estas excepcionales piezas, debe tener el cuenta que su precio supera con creces el rango de las tres cifras. Las primeras versiones del Seamaster 300 de finales de los cincuenta (referencia CK 2913) cuestan — en buen estado— más de 10 000 euros.
Por supuesto, estos relojes son tan excepcionales que es mejor no bucear con ellos. En general, los relojes de submarinismo deben comprobar regularmente su grado de impermeabilidad. Si compra uno de estos relojes, compruebe que el vendedor haya realizado la revisión de hermeticidad de la pieza. De lo contrario, lo más recomendable es llevar el reloj al servicio técnico. Las juntas tóricas pierden sus propiedades con el tiempo y deben ser periódicamente reemplazadas.
Las nuevas ediciones del Seamaster como la versión Aqua Terra con un movimiento de cuarzo cuesta alrededor de 2000 euros. Un modelo Diver 300 M con un calibre automático alcanza los 2500 euros. El Seamaster 300 con una caja y un brazalete de platino alcanzan el rango de los 55 000 euros.

Información de compra

  • El rango de precios oscila entre los 300 y los 50 000 euros
  • Amplia selección de modelos vintage
  • Ploprof 1200 M: hermético hasta 1200 m (120 bares)
  • Planet Ocean 600 M: hermético hasta 600 m (60 bares)
  • 300 y Diver 300 M: herméticos hasta 300 m (30 bares)
  • Aqua Terra 150 M y Bullhead: herméticos hasta 150 m (15 bares)

Omega Seamaster 300 y Diver 300 M

Actualmente los Seamaster 300 se asemejan a los modelos de finales de los cincuenta. Estéticamente, este reloj es distinto al Diver 300 M. Aunque comparten un nombre muy similar, el Diver 300 M ha sido desarrollado para llevar con un traje de neopreno. Por su lado, el Seamaster 300 es un reloj deportivo perfecto para lucir con un estilo informal. Sin embargo, este reloj también es una herramienta robusta para sumergir bajo el agua. Ofrece una hermeticidad de 300 m, un bisel y unas agujas luminiscentes, así como una caja de 41 mm fabricada en diferentes materiales (acero, aleaciones de oro, titanio y platino).
Omega también ha desarrollado modelos específicos para satisfacer las necesidades más exigentes de los buzos profesionales. Por ejemplo, el Seamaster 300 M se caracteriza por incluir una válvula de escape de helio. Especialmente diseñada para las largas inmersiones, permite el flujo de moléculas de helio a través de la junta tórica al interior de la caja del reloj. En el momento de ascender a la superficie, el manejo manual de la válvula permite compensar la presión de manera adecuada sin perjudicar el reloj. Cabe señalar que la gama Seamaster Planet-Ocean también está dotada con esta técnica. Por otro lado, el Seamaster Ploprof 1200 M, incluye una válvula de helio automática. Este anguloso modelo para buzos profesionales (PLOngeur PROFessionnel en francés) se presentó en el año 2009, y es capaz de alcanzar un grado de resistencia a la presión de 120 bares, es decir, una profundidad de 1200 m. No cabe duda que este reloj hace honor a su nombre y sirve de fiel compañero a los buzos profesionales. Por último, cabe mencionar que también existen otras casas que ofrecen válvulas de escape de helio en sus piezas como por ejemplo, la casa Breitling con su modelo Superocean.

Calibre coaxial y movimiento de cuarzo

Los Omega Seamaster alojan principalmente movimientos mecánicos que incluyen el exclusivo  escape Co-Axial. Este escape garantiza una mayor eficiencia gracias a la reducción de fricción en el movimiento. Por lo tanto, podríamos decir que es más sensible que los convencionales. Por otro lado, es importante mencionar que Omega basa la construcción del ADN de sus relojes en los calibres ETA, el fabricante de movimientos más grande del mundo. Omega embellece y perfecciona posteriormente estos movimientos para venderlos bajo su nombre. Además de los movimientos mecánicos, esta marca suiza también ofrece relojes con movimientos de cuarzo; por ejemplo, el Diver 300 M diseñado especialmente para mujeres por su sutil caja de 28 mm de diámetro, y otros modelos, tanto femeninos como masculinos, de la línea Aqua Terra 150.
En la serie Aqua Terra, Omega reúne todos los modelos que ofrecen un grado de resistencia al agua de 15 bar (150 m) con una estética elegante y clásica. Así, por ejemplo, presenta variantes con una óptica bicolor, combinando materiales como el oro rosa con el acero inoxidable. Además, Omega no se olvida del público femenino y ofrece, dentro de la colección Aqua Terra, un Seamaster que armoniza innovación y sutileza en una sola pieza con un bisel engastado en diamantes e índices de las horas con piedras preciosas. Incluso es posible observar como la colección Aqua Terra comparte un estilo muy parecido a la anterior serie Seamaster De Ville. Desde hace una década, De Ville es el nombre de otra de las emblemáticas colecciones de Omega que emana una fina y clásica elegancia.
El Omega Seamaster Bullhead también es resistente al agua hasta 150 m (15 bares). Sin embargo, ofrece un diseño totalmente diferente al Aqua Terra. Su caja de acero reduce el tamaño entorno a la posición de las seis y presenta una forma asimétrica. La corona se encuentra posicionada a las doce y a cada lado ofrece grandes pulsadores. Este singular diseño alude a la forma de una cabeza de toro —de ahí su nombre: Bullhead—. Este reloj dispone de una función de cronómetro y una subesfera con un contador de 12 minutos. A las 6 posiciona un pequeño segundero, y cuenta con un bisel giratorio interior con una escala de 24 horas. En la parte inferior de la carrura, a las seis, integra una segunda corona que permite realizar la lectura de un segundo huso horario. Omega aloja en el Bullhead el calibre 3113. El mecanismo de cronógrafo de cuerda automática alcanza una autonomía de 53 horas.

Los fieles compañeros de James Bond en la muñeca

Sin lugar a duda, uno de los personajes de ficción más representativos de nuestro tiempo que luce un Omega Seamaster es el agente secreto James Bond. Con el Diver 300 M de esfera azul, Pierce Brosnan cautivó al público de la gran pantalla en la película GoldenEye: el regreso del agente 007 en el año 1995. También Daniel Craig, el sucesor de Brosnan, apareció en el 2015 exhibiendo dos icónicas piezas de la casa Omega en la película. Por este motivo, la casa relojera lanzó una edición limitada de 7007 piezas haciendo honor a Spectre y, en particular, al mundo del señor Bond. A simple vista, el reloj resulta misterioso, tan enigmático como el propio James Bond. Su correa negra a rayas grises, fabricada siguiendo el modelo NATO y unida a una caja de 41 mm de diámetro de acero inoxidable, armoniza con el bisel giratorio de cerámica negra Liquidmetal. Otra pieza en acción lucida por el agente secreto en Spectre es el Aqua Terra 150 M. Ambos modelos, tanto el Seamaster 300 como el Aqua Terra 150 M, cumplieron su misión en la gran pantalla. En la realidad, siguen cautivando no solo con su fantástica estética, sino también con el verdadero know-how de la relojería suiza que esconde en el interior con el calibre Co-Axial.