Iniciar sesiónIniciar sesión
1,824 relojes para "

Patek Philippe Calatrava

"
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Patek Philippe Calatrava Patek Philippe Calatrava MX$ 182,113

También le podría interesar:

Consiga su nuevo reloj Benzinger directamente del fabricante.
Descubra más

Patek Philippe Calatrava

El modelo Calatrava es el buque insignia de Patek Philippe. Esta colección representa como ninguna otra el noble estilo de la manufactura suiza. Actualmente, está disponible en 40 versiones con cajas fabricadas en oro amarillo, blanco y rojo.

Lo más destacado de la colección Patek Philippe Calatrava

  • Es uno de los relojes de vestir más prestigioso del mercado
  • El primer Patek Philippe se identifica con la referencia 96
  • Tradición desde 1932
  • Cajas en oro amarillo, oro rojo y oro blanco
  • Calibre de propia fabricación

Inspirado en el estilo Bauhaus

Hoy en día, el Calatrava se considera un reloj conservador, sin embargo no siempre se le conoció con esta imagen. La colección nació en el año 1932 y cuenta con una historia aún más larga que la de la mayoría de los relojes en el mercado. Curiosamente, en el año de su estreno, el Calatrava no se presentó como un reloj tradicional sino más bien como una pieza vanguardista. Inspirada en el estilo Bauhaus de la década de 1930, la estética del Calatrava fue toda una innovación para su tiempo. La corriente artística alemana, considerada como la obra maestra del racionalismo, se reduce a lo esencial y renuncia a la ornamentación sin sentido.
La colección toma el nombre de la cruz con forma de flor de lis, la misma que Patek Philippe utiliza como logo de la firma. En la Edad Media, fue utilizado como emblema por la Orden de Calatrava, una orden militar y religiosa fundada por el Reino de Castilla que defendió la Villa de Calatrava. La cruz también sirvió como escudo insignia del pueblo de Jean-Adrien Philippe y se cree que esta fue la razón por la que Patek y Philippe inscribió la cruz de Calatrava como símbolo de la firma en el año 1887.
Desde la perspectiva actual, el Calatrava se impone como prototipo de reloj redondo y elegante. Aunque esta afirmación resulte un tanto curiosa, la forma del reloj jugó un papel determinante. La casa rival Cartier había deslumbrado a la escena relojera con dos elegantes piezas. El modelo Santos y el Tank lucían una forma cuadrada, asimismo, Jaeger-LeCoultre estrenó el Reverso —otro modelo cuadrado— en el año 1931. Por lo tanto, Patek Philippe consiguió dar un golpe sobre la mesa presentando un ejemplar redondo.
Patek Philippe denomina la colección Calatrava como el símbolo estilístico de la casa. La versión más popular hasta ahora conocida se identifica con el número de referencia 3919 y se produjo desde el año 1985 hasta el 2006. La característica más importante de esta versión es el bisel de guilloché con la denominación Clous de Paris. Las agujas feuille y los números romanos realzan el carácter clásico del reloj. La caja presentaba tan solo 33,5 mm de diámetro, un poco pequeña para los estándares actuales. El modelo sucesor 5119 está provisto de una caja de 36 mm, es decir, un diámetro que se mantiene sobrio y comedido pero que a día de hoy es una rareza.
El primer modelo Calatrava de 1932 se identificó con la referencia 96. Actualmente, la referencia 5196 corresponde a las características del reloj original. El pequeño segundero colocado a las seis en punto, las agujas tipo dauphin y los índices palo marcan el aspecto del modelo. Curiosamente, ambos modelos se asemejan a la estética de la década de 1950. El vanguardista 96 orientó su estética al estilo de la Bauhaus, mientras que el 5196 echa la vista atrás para recordar los orígenes de la serie.

¿Cuánto cuesta un reloj Calatrava?

Si busca un reloj elegante y lujoso fabricado en oro, le recomendamos que eche un vistazo a la colección Calatrava. Estos relojes lucen sofisticados y sobrios, especialmente si se combinan con un traje de tres piezas. Su tamaño no llama la atención, pero cualquier entusiasta de la relojería reconocerá de inmediato la pieza. Y no es para menos, el Calatrava es uno de los relojes de vestir más prestigiosos del mercado.
Sobre todo las versiones con el número de referencia 3919 y 5119 deslumbran con su bisel en guilloché. Un Calatrava 3919 en buen estado de conservación se encuentra en el mercado rondando los 8000 euros. Un modelo 5119 sin estrenar cuesta cerca de 15 000 euros.
Si prefiere un diseño mucho más sobrio, similar a la primera edición del Calatrava, no deje de tener en cuenta el modelo 5196. Es posible comprar este reloj (nuevo) por un precio aproximado de 16 000 euros.
Usted puede elegir entre un total de 40 modelos. Dos tercios de ellos se dirigen a los caballeros. Los relojes de dama se adornan con diamantes y, por lo tanto, superan ampliamente el precio de los modelos masculinos. Si desea comprar un reloj de mujer con la referencia 4895 y en buen estado de conservación, debe estar preparado para invertir entre 150 000 y 200 000 euros. En todo caso, los 162 diamantes de talla baguette que adornan el bisel influyen en el precio de la pieza. Sin embargo, también es posible encontrar modelos más asequibles, en buen estado de conservación y con un movimiento de cuarzo por cerca de 4000-5000 euros. Estos modelos femeninos provienen de los años ochenta y noventa.

Los calibres de la colección Calatrava

La colección Calatrava es una serie sin complicaciones. Aunque Patek Philippe domina como ninguno otro el arte de la alta relojería, en esta icónica línea prescinde de cronógrafos, calendarios perpetuos, fases lunares, repetición de minutos, tourbillon u otras funciones similares.
La esfera del popular modelo 5119 no está provista de una ventana para la fecha. Patek Philippe apostó por la simetría para mantener una estética armoniosa. El 5196 también dispone solo de agujas para las horas y los minutos, así como un pequeño segundero. Tanto el modelo 5119 como el 5196 aloja el calibre 215 PS de cuerda manual. Oscila a una frecuencia de 28 800 alternancia por hora y ofrece una reserva de marcha de 48 horas. El modelo 5120 con el calibre de cuerda automática, incluso, prescinde del segundero.
El Calatrava 6000 presenta un indicador de la fecha que plasma una escala de 1 a 31 alrededor de la esfera y utiliza una aguja para señalar la fecha. El calibre automático 240 PS C hace posible esta función. Cabe señalar que otras versiones del Calatrava suelen colocar la fecha sobre una ventana a la altura de las tres en punto. En estos se aloja el movimiento de cuerda automática 324 SC.

Las innovaciones y su clientela

La marca Patek Philippe existe desde el año 1851. El relojero polaco Antoni Patek (1811–1877) se asoció con el francés Adrien Philippe (1815–1894) en el año 1845. En 1844, Adrien inventó la corona para ajustar y dar cuerda a los relojes de bolsillo. Anteriormente era necesario utilizar una llave para realizar este procedimiento. Por lo tanto, el ingenio y la innovación del joven francés marcó un hito en la historia de la relojería.
En el año 1851, Patek y Philippe viajaron a Londres para participar en la primera exposición mundial. Allí lograron captar la atención de la Reina Victoria, quien compró dos relojes de la marca. Con el tiempo, la casa real danesa e italiana se sumaron a la lista de la exclusiva cartera de clientes. La joyería neoyorquina Tiffany & Co. tampoco quiso dejar pasar la oportunidad y solicitó 130 relojes. El primer reloj de pulsera fabricado por Patek Philippe nació en el año 1868 y la patente para el primer cronógrafo doble la consiguieron en el año 1902. En 1925 le siguió la del primer reloj de pulsera con un calendario perpetuo.
La familia Stern adquirió la manufactura en el año 1932. Desde el 2009, Thierry Stern dirige la compañía que produce cerca de 50 000 relojes al año.