Iniciar sesión

El desarrollo de un clásico: el Breitling ref. 806

Tom Mulraney
14.01.2020
El desarrollo de un clásico: el Breitling ref. 806

 

Coleccionar relojes vintage puede ser un afición maravillosa, pero a la vez puede agotar mucho además de llegar a ser un hobby muy caro, especialmente si muestra predilección por conocidos ejemplares históricos. Con las grandes cantidades que se están pagando últimamente por algunos modelos tan buscados, es inevitable pensar que quien se dedica a este hobby es una persona adinerada. Aunque, ciertamente, esto tenga algo de verdad, siendo un poco espabilado también es posible encontrar muchísimas opciones de modelos vintage a precios relativamente asequibles.

Un ejemplo de ello es el Breitling Navitimer ref. 806. Durante los últimos años en Chrono24 ha funcionado de maravilla y todavía hoy sigue ofreciendo un rendimiento muy alto para su bolsillo. Puede estar seguro de que no se arruinará al comprar este modelo. Si quiere conocer más sobre la interesante historia que esconde este emblemático reloj de piloto, continúe leyendo.

 

Performance Navitimer 806
Rendimiento Navitimer 806

 

El Pre-806 Navitimer

Lo más probable es que ya conozca el Breitling Navitimer. Está considerado uno de los relojes de piloto más famosos de los últimos tiempos, gracias en gran parte a su distintivo diseño. Su nombre combina las palabras navigation y timer en un claro guiño al mundo de los pilotos. Su característica más propia es, seguramente, su bisel con regla de cálculo que sirve de herramienta para los pilotos. Esta les permite calcular cosas como la velocidad media, el consumo de combustible y la velocidad de despegue. El proceso del diseño empezó entorno a 1952, y la primera generación de relojes fue lanzada en 1954. Es interesante matizar que el bisel con regla de cálculo no fue creado realmente para el Navitimer. Este bisel tan insólito fue diseñado por primera vez a principios de la década de 1940 para el Breitling Chronomat.

Los primeros modelos del Navitimer estaban destinados exclusivamente para los miembros de la Aircraft Owners and Pilots Association (Asociación de pilotos y propietarios de aeronaves), comúnmente conocida como AOPA. El fondo de la caja de estos relojes tan insólitos que son objeto de deseo de coleccionistas no incorpora ningún número de referencia, y se cree que la producción no duró más de un año, desde finales de 1954 hasta 1955. Bautizados como «Pre-806» por los coleccionistas, estos modelos están equipados con el movimiento de cronógrafo manual Valjoux 72.

Las esferas de estos relojes son todas de color negro (en modelos posteriores se introdujeron subesferas a contraste para mejorar la legibilidad) y incluyen el logotipo de las alas con la inscripción AOPA justo debajo de las 12 horas. En cambio, el logotipo de Breitling no se incluye en el reloj. De hecho, no se incorporó en las esferas hasta finales de los años 50. La otra característica que define este primer modelo es el bisel con relieve perlado, es decir, con bolitas o cuentas, para un mejor agarre y manejo con guantes, permitiendo así realizar los cálculos durante el vuelo. Los modelos de la AOPA presentan un relieve con más bolitas que versiones posteriores (unas 125 para ser exactos). Con el tiempo, Breitling redujo el número total de bolitas para poder aumentar el tamaño individual de cada una y así mejorar aún más el agarre.

 

Vintage Navitimer Pre-806
Vintage Navitimer Pre-806

 

Un Navitimer para todo

Tras el éxito de este primer modelo en la industria de la aviación, Breitling introdujo en 1956 lo que ahora se conoce como la ref. 806. Se trataba de un modelo enfocado al mercado y disponible, por tanto, para el público en general. Así, el Valjoux 72 fue sustituido por el movimiento de cronógrafo manual Venus 178 que fue desarrollado por el fabricante suizo de movimientos Fabrique d’Ebauches Venus S.A. Breitling siguió utilizando este movimiento en el Navitimer hasta principios de los años 70.

Los primeros modelos ref. 806 siguen incluyendo esferas totalmente negras, no obstante, también han incorporado algunos cambios. Así pues, mientras que algunos presentan el logo con las alas y la inscripción de AOPA, como el Pre-806 (fabricado exclusivamente para el mercado americano), otros en cambio incluyen el logotipo de Breitling y el dibujo de las alas sin la inscripción AOPA. Además, también existen otras versiones que aparecen con una combinación de alas Breitling Genève. Aunque la mayoría de estos modelos están elaborados de acero inoxidable, también existen algunas versiones doradas y de oro macizo. No obstante, los relojes de oro macizo suelen ser ejemplares muy peculiares y de tirada muy limitada.

Casi una década después del diseño del modelo original de AOPA, Breitling introdujo subesferas a contraste en el Navitimer. La configuración de esfera de panda invertida es ahora un distintivo de la colección del Navitimer, pero en aquel momento, fue una decisión tomada principalmente para mejorar la legibilidad. Estos modelos iniciales, introducidos en 1963, todavía se incluían en la anterior caja del ejemplar 806 con biseles con relieve perlado, aunque el número de perlas o bolitas se redujo a 93. Las agujas en forma de jeringa también fueron sustituidas por agujas tipo bastón con punta de flecha. Estos relojes solo se produjeron durante aproximadamente un año antes de que Breitling hiciera cambios más drásticos en 1964.

 

Breitling Navitimer 806 AOPA
Breitling Navitimer 806 AOPA

 

Algunos de estos cambios supusieron la aparición del bisel estriado que reemplazó al bisel con relieve perlado, además del uso del logotipo en la esfera con las dos alas y la inscripción de la marca «Breitling Genève». También se ampliaron las subesferas con la intención de mejorar la legibilidad. A principios de los años 70, Breitling modernizó aún más la funcionalidad del Navitimer incluyendo una ventana para la fecha a las 4:30. Este modelo fue oficialmente lanzado en 1972 como la ref. 7806.

El uso de las ventanas para la fecha siempre ha generado polémica, y su ubicación puede llegar a ser incómoda. No obstante, Breitling supo abordar el problema con gusto, introduciendo los primeros colores (en la ventana para la fecha y en la regla de cálculo) en lo que anteriormente era una esfera monocromática. Los años 70 entraban de lleno. En este modelo late el movimiento manual Valjoux 7740 y todavía presenta una disposición con tres contadores. Sin embargo, la ubicación del contador de las horas y el pequeño segundero se intercambiaron sus posiciones a las 9 y las 6.

 

El Navitimer automático

Unos años antes, se produjo otro importante avance en el mundo de los Navitimer. Breitling, junto con otros tres colaboradores, Heuer, Büren y Dubois Dépraz, estuvieron trabajando en secreto en el desarrollo del primer movimiento automático de cronógrafo del mundo. Zenith y Seiko, de manera separada, hicieron lo mismo y los tres calibres debutaron en 1969. Mientras Heuer apodaba al movimiento con el nombre de Calibre 11 y creaba a su vez un reloj completamente nuevo para alojarlo (es decir, el Mónaco con forma cuadrada que fue uno de los favoritos de Steve McQueen), Breitling optó por incorporar el conocido como «Chrono-Matic» dentro de una nueva variante del Navitimer.

 

Vintage Navitimer 1969 Pizza case
Vintage Navitimer 1969 Pizza case

 

La ref. 1806 fue lanzada en 1969, y presenta una fabulosa caja de gran tamaño llamada «Pizza» y con 48 mm de diámetro. A diferencia de la versión manual, este era un cronógrafo bicompax con la ventana para la fecha ubicada justo encima de las 6 en punto. Para aquel entonces, la popularidad del Navitimer ya se había extendido mucho más allá de los límites de la aviación y empezaba a percibirse como el símbolo de estatus en el que se ha convertido hoy en día. El famoso músico Miles Davis era conocido por llevar uno, al igual que los pilotos de Fórmula 1 James Clark y Graham Hill.

 

Mención especial: el Cosmonaute

El Navitimer Cosmonaute aunque técnicamente no es exactamente igual que el modelo ref. 806, sí se puede decir que se trata de uno muy parecido y que además esconde una historia muy interesante. En el mundo relojero siempre se ha dicho que el astronauta estadounidense Scott Carpenter, uno de los siete miembros del programa espacial original de Estados Unidos, Project Mercury, y el segundo estadounidense en orbitar la Tierra, preparó su misión acompañado de un Navitimer en su muñeca. Según se dice, el astronauta se percató que posiblemente su reloj podría no ofrecer la funcionalidad completa que necesitaría. Este hecho, supuestamente, habría provocado que contactase con Breitling para contemplar la posibilidad de desarrollar un Navitimer con una esfera de 24 horas que pudiese ayudarle a distinguir el día de la noche en el espacio.

Breitling supo ver el potencial y presentó el modelo ref. 809 Cosmonaute en 1962. La versión inicial contaba con una esfera completamente negra similar a la del primer modelo ref. 806, pero, en cambio, disponía de un bisel con relieve perlado agrandado que podía ser usado incluso con guantes de astronauta pesados. Scott Carpenter lució su ref. 809 Cosmonaute durante la misión Aurora 7, lo que lo convirtió en el primer cronógrafo suizo en llegar al espacio. Cabe destacar que la versión con dicho bisel agrandado se fabricó solo durante menos de un año, por lo que hoy en día los ejemplares de calidad que quedan son muy escasos. Posteriormente, Breitling actualizó el Cosmonaute en la misma línea que la ref. 806.

 

Breitling Navitimer 809 Cosmonaute
Breitling Navitimer 809 Cosmonaute

 

La reedición moderna

En Baselworld 2019, Breitling presentó una fiel reedición de la ref. 806 de 1959. Según el director general de la empresa, Georges Kern, el objetivo era crear un reloj lo más fiel posible al original. Para ello, la firma trabajó en colaboración con el coleccionista de relojes Fred Mandelbaum (@watchfred), quien, según algunas informaciones, es propietario de una de las colecciones privadas de relojes vintage Breitling más grande del mundo. No mentimos, por tanto, si decimos que el resultado final es excelente.

Con una medida de 40.9 mm (incluyendo el bisel con relieve perlado), la caja de acero es del mismo tamaño que la original. El perlado del bisel contiene también 94 bolitas, a imitación de la versión de 1959. Naturalmente, este reloj tiene una esfera completamente negra y carece de ventana para la fecha. Justo debajo de las 12, encontrará una inscripción de Breitling en mayúsculas y un logotipo de las alas sin la típica firma. Este logotipo en particular fue utilizado para el mercado europeo.

 

Breitling Navitimer re-edition 1959.011
Breitling Navitimer re-edition 1959.011, Imagen: Bert Buijsrogge

 

Quizás lo mejor de todo es que Breitling se tomó la molestia adicional, asumiendo el precio, de desarrollar un movimiento manual específicamente para este reloj. Basado en el B01, el calibre de fabricación B09 es un cronómetro con certificación COSC y cuenta con un cronógrafo de rueda de pilares con embrague vertical, que ofrece una precisión de 1/4 de segundo. El movimiento late a 4 Hz y dispone de una reserva de marcha de 70 horas cuando está completamente cargado. El movimiento no puede observarse en funcionamiento debido a que, como sucede en el original, está oculto bajo un sólido fondo de la caja.

Gracias a la historia tan genuina que esconde, el reloj ref. 806 es perfecto para los coleccionistas de cronógrafos vintage y los aficionados a la aviación. Aunque el valor del modelo se ha ido incrementando a lo largo del tiempo, sigue siendo relativamente asequible. Además, ¡luce increíble en la muñeca!

 

Seguir leyendo:

¿Cuál es el auténtico Navitimer?

Breitling – Pilotos, Aviones y Cronógrafos

¿Es el Breitling Navitimer 8 realmente un Navitimer?


Tom Mulraney
De Tom Mulraney
14.01.2020
Ver todos los artículos

Otros artículos destacados