La historia de un icono: el Rolex Submariner

Jorg Weppelink
13.09.2018
La historia de un icono: el Rolex Submariner
Rolex Submariner

 

Lo maravilloso de los relojes es su capacidad de sobrevivir de generación en generación. Nos narran historias de logros, familias e individuos que, a menudo, son tan significativos como la maestría técnica necesaria para crearlos. En el vasto mundo de la relojería, algunas piezas llegan a convertirse en iconos de la industria. En esta serie de artículos examinaremos los modelos más prominentes, empezando por el que quizá se encuentre en la cúspide: el Rolex Submariner.

Probablemente el Rolex Submariner sea el reloj de lujo más popular que existe. Desde su aparición en la década de 1950, este reloj deportivo de Rolex ha gozado de un gran éxito debido a numerosos factores. Para empezar, a lo largo de los últimos 60 años, ha demostrado una y otra vez ser un auténtico reloj de buceo de alta calidad. Además, Rolex ha sido muy ingenioso con sus estrategias de marketing y ha logrado atraer una enorme atención hacia el Submariner con su papel en múltiples películas de James Bond. Por último, y lo que quizá sea más importante, gracias a su diseño elegante y atemporal, el Submariner también se puede utilizar como reloj de vestir. Atraerá todas las miradas, aunque ya sepan qué hora es. Y es que el Submariner es más que un reloj: es una declaración de lujo y prestigio.

 

Los inicios

Al igual que muchos otros iconos clásicos de la relojería, todo comenzó con una cuestión práctica. La historia del Rolex Submariner empezó a principios de los años 50, cuando el director de Rolex Rene P. Jeanneret, buceador aficionado, retó a la compañía a desarrollar un reloj de buceo que también se pudiera portar con elegancia en el día a día. Para 1953, la empresa ya tenía preparada su respuesta. Ese mismo año, Auguste Piccard y su hijo Jacques trataron de batir un récord mundial de buceo. Lograron llevar su batiscafo a la impresionante profundidad de 3.131,8 metros (10.275 pies), con un Rolex fijado a su exterior que se había fabricado especialmente para esta aventura. Cuando el batiscafo salió a la superficie, el reloj seguía funcionando a la perfección. Así comenzó la leyenda.

 

 

Introducción al público

En 1954, Rolex presentó dos modelos del Submariner en la feria relojera de Basel. Estos relojes, con las referencias 6204 y 6205, fueron los primeros con una resistencia al agua de 100 metros (328 pies). Un año después salió una tercera versión, con el número de referencia 6200, que muchos llegarían a considerar “el Santo Grial de los Rolex”. Aunque surgió después del 6204, su número de referencia y su movimiento más anticuado sugieren que en realidad se produjo antes.

La ref. 6200 es ligeramente mayor, cuenta con una caja más gruesa, resiste al agua hasta los 200 m (656 pies) y presenta una corona de mayor tamaño que las otras dos referencias. Otra diferencia es la esfera “3-6-9”, al estilo del Explorer. No obstante, ninguno de estos tres primeros modelos lucían la palabra “Submariner” en la esfera, pues esta se introdujo a finales de 1954. Tampoco tenían protectores de la corona. Se cuenta que Hans Wilsdorf, fundador de Rolex, no creía que el público estuviese preparado para el grosor de la ref. 6200, por lo que decidió presentar primero la 6204 y la 6205, más finas.

 

Perfeccionando el Submariner

En los años que sucedieron a su lanzamiento, Rolex siguió trabajando en el Submariner y lanzó varias versiones modificadas. Uno de los mayores cambios tuvo lugar en 1955, con la introducción del calibre 1030 de Rolex con certificado de cronómetro en las referencias 6538 y 6536. Este revolucionario movimiento demostró ser más eficiente que los anteriores. En la película contra el Dr. No, James Bond porta el 6538, lo cual elevó el reloj al estatus de icono que todavía posee.

 

 

El primer gran cambio en el diseño aconteció al lanzar los números de referencia 5512 y 5513. Ambos se estuvieron fabricando durante un largo periodo de tiempo, incluso para los estándares de Rolex. El 5512 se manufacturó de 1958 a 1978, mientras que el 5513 apareció en 1962 y estuvo en producción hasta 1989. Estos diseños incluían varias diferencias significativas: el tamaño de la caja aumentó de 36 a 40 mm, se añadieron protectores de la corona, y las palabras “Superlative Chronometer, Officially Certified” adornaban ahora la esfera. Además, Rolex continuó mejorando los movimientos. Los calibres 1520 y 1530 demostraron ser un avance en comparación con sus predecesores.

 

La introducción de la lente Cyclops

 

En 1966, Rolex incorporó otra característica icónica al Submariner. La ref. 1680 fue la primera en incluir una ventanilla para la fecha y un cristal de plexiglás con la famosa lente Cyclops para ampliar esta fecha. Aunque es objeto de controversia, no cabe duda de que la lente Cyclops se ha convertido en un elemento distintivo de muchos Submariners. El 1680 estaba impulsado por el nuevo y mejorado calibre 1575 de Rolex y hasta 1973 también presentaba una inscripción roja en la esfera. Desde entonces, los modelos con este toque de color se han convertido en una leyenda y son muy codiciados por los coleccionistas.

 

Del acero al oro

 

Hasta 1969, el Rolex Submariner solo había estado disponible en acero. Para entonces, el reloj ya era un icono extremadamente popular, lo que inspiró a Rolex a introducir la primera versión de oro del Submariner. La compañía ya había tenido la idea de ofrecer una versión en oro blanco del 1680 unos pocos años antes, e incluso habían realizado prototipos de este reloj. Pero, por algún motivo, nunca llegó a producirse en serie, y decidieron convertirlo en una versión de oro amarillo con la esfera y el bisel en azul. La ref. 16618, lanzada en 1969, añadió una nueva dimensión a la serie Submariner y marcó la introducción del auténtico lujo con metales preciosos. Este fue también el primer Submariner en tener una esfera y un bisel de otro color.

 

Tiempos modernos, materiales modernos

 

No fue hasta finales de los años 70 que Rolex decidió realizar otra modificación considerable en el exitoso Submariner para mejorar sus ya de por sí impresionantes capacidades. En 1979, Rolex introdujo la ref. 16800. Presentaba un cristal de zafiro y su hermeticidad había aumentado hasta los 300 metros (984 pies). En 1981 se mejoró la ref. 16800 y llegó la nueva 16618. Ambas piezas estaban provistas de biseles unidireccionales y el calibre 3085 de Rolex. En 1983 también se produjo un Submariner en Rolesor (ref. 16613), el nombre de la empresa para los modelos bicolores en oro y acero. Cinco años más tarde se lanzó un nuevo calibre, el 3135, para impulsar la ref. 16610. Cada mejora es un indicio de la naturaleza innovadora de Rolex y demuestra a la perfección cómo es posible reinventar un clásico sin cambiar por completo su estética.

 

El 50º aniversario del Rolex Submariner

 

En 2003, Rolex presentó por fin la siguiente variación del Submariner. Para el 50º aniversario de la colección, la compañía decidió sacar al mercado una nueva versión de acero de la ref. 16610, esta vez con un bisel verde. Aunque muchos asumieron que era un modelo especial por el aniversario, Rolex produjo la ref. 16610LV con normalidad, sin ediciones limitadas ni numeradas. Básicamente, lo que hizo fue añadir un nuevo color a la familia del Submariner, lo cual se recibió con grandes alabanzas.

 

El Rolex Submariner hoy

Las versiones actuales del Submariner Date vieron la luz en 2009. Rolex las dotó de un bisel de cerámica, unas gruesas asas en la caja y un brazalete nuevo. En un principio, estas novedades solo se aplicaron a la versión Rolesor (ref. 116613LB). Sin embargo, pronto le siguieron la versión de oro blanco con la esfera y el bisel en azul (ref. 116619) y las versiones de acero en verde y negro (ref. 116610LN/LV) en 2010. En el año 2012, Rolex comenzó a equipar al Submariner No Date con estos mismos elementos.

 

 

Y con esto llegamos al día de hoy. En lo que al diseño del clásico Submariner se refiere, Rolex solo ha efectuado pequeños cambios a lo largo de las décadas. Quizá esto sea un mayor logro que todas sus mejoras técnicas, pues es lo que ha convertido al Submariner en el icono actual. Sea de la generación que sea, el Submariner es inconfundible. Este es también el secreto de su éxito: la combinación de un diseño consistente con avances técnicos ha hecho del Rolex Submariner un reloj que casi todos conocen y muchos desean.

 

Lo que comenzó como un refinado reloj de buceo para uso diario se ha convertido en un icono internacional entre los relojes de lujo. El Rolex Submariner se puede llevar en casi cualquier ocasión: desde unas vacaciones de buceo hasta una elegante velada. Lo único que tiene que hacer es escoger su versión preferida y ahorrar lo necesario. Con el Submariner, será dueño de una inigualable pieza de la historia de la relojería.

 

Seguir leyendo

Nuevos modelos Rolex para Baselworld 2018

Relojes de James Bond: de Rolex a Omega, y más allá

Relojes de buceo: superando el agua


Jorg Weppelink
De Jorg Weppelink
13.09.2018
Ver todos los artículos

Otros artículos destacados

¿Tiene alguna pregunta?
Estaremos encantados de ayudarle.

+1 646-887-3560

Contacto