Protección al Comprador Garantía de Autenticidad ¿Por qué Chrono24? Méjico  | MXN
Iniciar sesiónIniciar sesión

Rolex Daytona contra Omega Speedmaster contra TAG Heuer Carrera

Compartir artículo:
Carrera Daytona Speedmaster

Nos encantan los cronógrafos, así que decidimos comparar tres de los cronógrafos deportivos más icónicos de todos los tiempos. Creo que a menudo olvidamos lo útil que estos relojes cronógrafo pueden ser en nuestro día a día. Además, son una de las complicaciones más difíciles de dominar; si le interesa, puede leer más sobre esto en nuestro artículo sobre este tipo de relojes. Además de tener un reloj con carácter deportivo, resultan terriblemente atractivos. Los tres relojes cronógrafo que hemos elegido tienen algo en común, pero lo más importante, son todos fácilmente reconocibles como verdaderos iconos de la relojería.

 

TAG Heuer Carrera

Introducida en 1963, la colección Carrera fue la primera de Heuer en tener su propia marca. El Carrera fue una evolución en términos de diseño para Heuer y se distinguía de los cronógrafos más ampliamente admirados en los años 1940 y 1950. Jack Heuer, que era CEO en el momento, quería un reloj que fuera altamente legible. Es justo decir que él no era un fan de las funciones innecesarias que se podían encontrar en otros cronógrafos de la época, por lo que situó la segunda escala de 1/5 en el delgado bisel interior del reloj. Esto no solo dotó al reloj de un aspecto más simple y más limpio, sino que también hizo que la esfera se viera más grande. En conjunto, podría decirse que este detalle dio lugar a uno de los cronógrafos más atractivos jamás creados.

 

Diseñado con los pilotos de carreras y los amantes del automovilismo en mente, Jack sabía que necesitaba un nombre que evocara el espíritu del automovilismo. El nombre de Carrera se remonta a la década de 1950 cuando tuvo lugar un evento legendario llamado La Carrera Panamericana. Algunos de los mejores pilotos del mundo asistieron a esta agotadora y en ocasiones mortal carrera a través de Méjico. Jack Heuer, siendo un amante de los deportes de motor, escuchó hablar de esta competición y quedó sorprendido por la palabra española “Carrera”, que a sus oídos resultaba exótica, y decidió usar este nombre para su nuevo reloj.

Heuer tenía una clara visión para el Carrera, por ello se decantó por un nombre que era fácil de pronunciar e internacionalmente reconocido, apropiado para marcar su alejamiento de los cronógrafos que Heuer había producido en las décadas anteriores. Los dos primeros modelos de la nueva colección fueron el Carrera 12 ref. 2447 de 36 mm, que contó con un diseño de colección de tres subesferas para las horas, minutos y medición de segundos, y el Carrera 45 ref. 3647, que solo ofrecía subesferas para 45 minutos y medición de segundos. El Carrera 12 albergaba el venerado Valjoux 72, que también se utilizó en otros notables relojes de esta época, como el Rolex Daytona. El Heuer Carrera fue un gran éxito, lo que estimuló el desarrollo de nuevas versiones.

El diseño del reconocido cronógrafo de TAG Heuer puede haber cambiado un poco con los años, pero todavía forma claramente una colección. Hoy en día, el Carrera, con sus numerosas versiones, sigue siendo uno de los modelos más emblemáticos de TAG Heuer. Una cosa está clara con el Carrera: tanto si usted está buscando un modelo nuevo o vintage, sus características son inconfundibles.

 

Omega Speedmaster

De los tres relojes de los que estamos hablando, el Omega Speedmaster tiene probablemente la historia más interesante. El Speedmaster original (Ref CK2915), en realidad, estaba destinado a ser un reloj para pilotos de carreras, deportistas, e ingenieros que necesitaran un cronógrafo. Esto es bastante irónico ya que se hizo famoso por razones que no tienen nada que ver con el asfalto, los deportes, o ni siquiera con el propio planeta Tierra. Cuando Claude Bailod, de Omega, diseñó el Speedmaster y Pierre Moinat lo desarrolló junto a su equipo, estoy bastante seguro de que nunca imaginaron el impacto que tendría o el culto que crearía.

 

 

Como usted sabrá, al Speedmaster se le dio el apodo de “Moonwatch” o reloj de la Luna, pero esto no sucedió inmediatamente sino que tuvo que ganarse el sobrenombre realizando diversas pruebas. En 1962, la NASA puso a prueba cinco relojes de pulsera: un Bulova, un Longines-Wittnauer, un Rolex, un Waltham y, claro, un Omega. En este punto, usted no necesita ser un genio para darse cuenta de qué reloj eligió la NASA para acompañar a los astronautas del Apolo 11 a la Luna. Es por eso que el Speedmaster comenzó a ser conocido por muchos como el “Moonwatch”.

De los tres relojes de esta colección, el Omega Speedmaster es el único cronógrafo deportivo que realmente mantiene una apariencia exactamente igual a la del modelo original que fue a la Luna. Se han producido, sin duda, algunos cambios aquí y allá, pero el producto final tiene el mismo aspecto, signo de un gran diseño que evoca el dicho “Si no está roto, no lo arregles”.

 

Rolex Daytona

Probablemente el más famoso de los tres cronógrafos en este artículo, o a la misma altura de el Speedmaster, el Rolex Daytona es adorado por muchos por razones desconocidas, pero también amado por muchos por muy buenas razones. Fue lanzado en 1963 como el Cosmograph Ref. 6239 y al igual que los otros dos legendarios cronógrafos, el Daytona está inspirado en las carreras de coches. El nombre original de la Daytona fue en realidad “Le Mans”, pero es evidente que este nombre no duró mucho.

 

 

Cuando el Cosmograph cruzó el charco, Rolex EE.UU. pidió que el nombre “Daytona” se grabara en la colección de estos modelos para el mercado estadounidense, ya que Rolex había sido el patrocinador oficial de la carrera de 24 horas en Daytona. Sin embargo, este cambio de nombre no se realizó plenamente hasta 1964. Desde entonces, cada ganador de la agotadora carrera de 24 horas recibe uno de estos relojes como parte de su premio.

El Rolex Daytona es sin duda el reloj deportivo más coleccionado en existencia y sigue siendo el cronógrafo contemporáneo más popular del mundo, pero los Daytona vintage tienen una esencia muy especial. Como se ha mencionado, el 6239 fue el primer Daytona que llegó al mercado y, al igual que el Speedmaster, lucía un tacómetro en el bisel. A lo largo de los años, se hicieron pequeños ajustes a este y a la esfera. Latiendo en el corazón de los primeros Daytonas está el conocido Valjoux 72 (el mismo movimiento se ha mencionado anteriormente al hablar del Carrera), que Rolex renombró 72B.

El siguiente cambio significativo se produjo apenas un año más tarde, en 1965. Rolex siempre se ha enorgullecido de ofrecer cajas resistentes al agua, por lo que sacar al mercado un reloj que no era totalmente merecedor de su reputada inscripción “Oyster” en la esfera no gustaba demasiado. Así fue que desaparecieron los botones de bomba del cronógrafo y llegaron los nuevos botones atornillados (esta referencia se conoce como el 6240), por lo que el Daytona es un verdadero Oyster Rolex y marca las pautas a seguir para los modelos actuales.

Hoy en día, el Daytona es un cronógrafo que aún atrae incluso a aquellos que no conocen su fascinante historia. El diseño es atemporal y en 2016, Rolex introdujo la última evolución del modelo, que ha llamado la atención de muchas personas.

 

Descubra las otras siete leyendas de los relojes aquí:

Relojes Top 10: los relojes más icónicos

Artículos seleccionados

01.12.2016 de
Seguir leyendo
30.11.2016 de
Seguir leyendo